Suave es la noche (Scott Fitzgerald, Francis)

Vuelve septiembre, y vuelven las reseñas de clásicos… Hoy toca Scott Fitzgerald, y su obra más autobiográfica.

Título: Suave es la noche.

Autor: Francis Scott Fitzgerald.

Editorial: Alfaguara.

Número de páginas: 480

Valoración: ♥♥♥♥


Sinopsis oficial de la editorial:

Dick y Nicole Diver, una glamurosa pareja estadounidense, llegan a la Riviera francesa de los «felices años veinte», época en que allí se daba cita la beautiful people de todo el mundo. Son ricos, inteligentes, elegantes, irresistiblemente atractivos. Pero algo se oculta tras su aparente perfección: Nicole tiene un secreto, Dick una debilidad, y juntos se dirigen irremediablemente hacia las rocas contra las que su aventura parece abocada a estrellarse.

Reseña:

Result of images for soft is at night

¿Podemos empezar esta reseña apreciando la portada de Suave es la noche? ¡No me digáis que no atrapa!
La trama es todavía mejor. Suave es la noche sigue la historia de Nicole y Dick Diver, una pareja de moda en los locos años veinte, rodeada de fiestas, popularidad, glamour y diversión. Son norteamericanos, viven en la Riviera francesa, son atractivos, ricos y aparentemente felices. Sus amigos les envidian, y tratan de imitarles. Dicho con otras palabras, son la pareja perfecta. O eso parece…
Su popularidad y encanto hacen que Nicole y Dick siempre estén rodeados de otros turistas en la zona. Uno de estos turistas es Rosemary, la indirecta narradora de la primera parte de la novela. Rosemary es una nueva actriz, ascendiendo al estrellato con la ayuda de su madre, una mujer poco convencional. Durante su estancia en la Riviera, Dick se enamora de Rosemary, desencadenando una serie de acontecimientos que revelan las debilidades de su matrimonio con Nicole.
Si nos encontráramos a los Diver en una fiesta, en un restaurante o en una playa en la Riviera, probablemente estarían rodeados de gente. Seríamos conscientes de su halo de felicidad, de glamour, encanto y atractivo. Nadie brilla como los Diver, y Rosemary es plenamente consciente de ello. Ella se enamora de Dick, pero en cierto modo, también queda encandilada por Nicole. Poco a poco, tanto el lector como Rosemary, se dan cuenta de que Dick y Nicole no brillan si no están juntos – resaltan sólo como pareja.
Esta es una de esas novelas donde merece la pena informarse un poco acerca del autor, ya que tiene muchos elementos autobiográficos. Os cuento: Scott Fitzgerald (1896-1940) y su esposa, Zelda Fitzgerald, formaron uno de los matrimonios más peculiares y difíciles de su época. Fitzgerald escribió El Gran Gatsby inspirado por sus propias vivencias, lo que refleja su vida lujosa y excéntrica. Sin embargo, Suave es la noche habla de su propio matrimonio con Zelda, de una manera mucho más íntima y pesimista que El Gran Gatsby.
Fitzgerald habla de los últimos ocho años que pasó con Zelda, durante los cuales escribió la novela. Ella había sido internada en un psiquiátrico, alejándose de su relación – aparentemente perfecta- con el escritor. Como consecuencia del internamiento, el autor usa a Dick para describir sus tendencias autodestructivas, su adicción al alcohol, la presencia de una amante y el descenso a la locura. Al final, parece que los papeles se intercambian; la línea entre locura y lucidez no parece tan clara. De hecho, la propia Zelda describió la novela como “un retrato de opulencia destructiva e idealismo malogrado”.

Esto es lo que lo hace un libro único. Scott Fitzgerald no solo cuenta la historia de una pareja, sino que cuenta su historia con Zelda. Parece que Scott Fitzgerald estuviera hablando a cada lector, describiendo su relación con todo lujo de detalles. Hace que la lectura de Suave es la noche sea una experiencia casi personal – mucho más realista.
Desde el principio, Fitzgerald deja claro que el matrimonio entre Dick y Nicole está destinado al fracaso, pero las razones van descubriéndose poco a poco a medida que va avanzando la novela de manera impredecible. Descubrimos nuevas facetas de los personajes en cada capítulo, que resultan sorprendentes. La relación entre Nicole y Dick también está llena de baches y complicaciones. Cuando Rosemary les conoce, ambos disfrutan de la mejor parte de sus vidas. Sin embargo, todo se va al traste cuando la esquizofrenia de Nicole vuelve a dominarla.
La destrucción del matrimonio es como ver la caída de un monumento. No hay otra manera de describirlo. El propio lector siente que algo muy importante y significativo pierde su valor, se colapsa y cae de repente. La felicidad se convierte en resentimiento en odio, no sólo en el matrimonio principal, sino también en las amistades con otros personajes. Vemos como los Diver se alejan de la sociedad que antes les adoraba, como pierden amigos y admiradores, como se aislan poco a poco.
Uno de los puntos fuertes de la novela, como lo es siempre con Fitzgerald, es la ambientación. Como en el Gran Gatsby, el contexto bohemio y glamuroso que rodea a los personajes atrae al lector irremediablemente. ¿Cuántos de nosotros no hemos soñado con ir a una fiesta ‘tipo Gatsby’? Con Suave es la noche sucede exactamente lo mismo; toda la ambientación está cuidada y minuciosamente descrita para sumergirnos en el espíritu relajado y lujoso de la Riviera francesa.
El otro aspecto a destacar son los personajes, especialmente Dick. Puede decirse que él es el verdadero protagonista. Pocos personajes me han parecido tan bien recreados como él, un médico que deja su vida por una paciente, que pierde todo en un matrimonio que le destruye poco a poco. Dick se preocupa tanto por las apariencias que olvida quien es en realidad. Creo que esto se debe, en parte, al hecho de que Dick es el propio autor, y su complejidad psicológica no es una invención, sino la realidad del propio autor.
Fitzgerald toca temas como el matrimonio, las enfermedades mentales, el dinero (a través de la fortuna de Nicole, que explica la lujosa vida de la pareja), el rencor… etc. Ya sabía que la prosa de Fitzgerald es exquisita, y Suave es la noche no me ha defraudado: pocos autores describen tan bien el comportamiento y las emociones humanas. Leer sus libros es un auténtico placer. Pero no voy a mentir, el Gran Gatsby sigue siendo mi favorita.
Anuncios

2 comentarios en “Suave es la noche (Scott Fitzgerald, Francis)

  1. sandry90 dijo:

    ¡Hola!

    Reconozco que nunca he leído ninguno de los clásicos de Scott Fitzgerald pero después de leer tu reseña, me he quedado con ganas de saber más. No tengo claro si empezaré por este o por algún otro. Esta trama me llama bastante pero me da miedo meterme en una novela tan larga y tan intensa.

    Un beso

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.