La campana de cristal (Plath, Sylvia)

¡Buenas tardes, lectores! Retomo mi maratón de clásicos con La campana de cristal de Sylvia Plath. A ver qué os parece.

Related image

Título: La campana de cristal.

Autor: Sylvia Plath.

Editorial: Edhasa.

Número de páginas: 384

Valoración: ♥ (bueno, no todo es malo)

Puedes comprar el libro aquí.


Sinopsis oficial de la editorial:

Única obra narrativa de la gran poeta norteamericana, ésta es una novela sobre la adolescencia, un retrato de la artista adolescente y de las dificultades que debe salvar para encontrar un lugar propio en un mundo plagado de hostilidades.
Siento que la sinopsis sea tan larga. El libro es igual… En fin, dejo la versión extendida: 

Reseña:
Tenía muchas ganas de leer este libro. De verdad. Se supone que iba a ser la lectura del verano… pero me ha decepcionado. Os cuento por qué:
La campana de cristal es una novela casi autobiográfica que muestra la batalla de la autora contra enfermedades mentales. Con todo mi amor hacia sus poemas, hay que confesar que Plath era excéntrica y más bien peculiar.
Sylvia Plath
Sylvia Plath, pionera de la poesía confesional, nació en Boston en los años 30. Desde pequeña, se la consideró una niña prodigio: publicó su primer poema con ocho años y su primera publicación con dieciocho. Sin embargo, era incapaz de aceptar críticas y intentó suicidarse en numerosas ocasiones (y de formas muy poco convencionales). Os voy a ahorrar los detalles…
Sólo dos de sus libros fueron publicados en vida, todos los demás fueron póstumos.

 

Bueno, entonces, ¿por qué no me ha gustado?
Es perturbador, y no me resultó una lectura agradable…. Sé que muchos libros buscan generar desasosiego, pero La campana de cristal es demasiado inquietante.
No niego que esté bien escrito. De hecho, está muy bien escrito… tanto que transmite al lector el desequilibrio y el horror de padecer una enfermedad psíquica. El objetivo es que el lector se sumerja en la mente de la protagonista. Esto es precisamente lo que me resultó desagradable: meterse en la piel del personaje llega a ser una pesadilla.
Narrando en primera persona, Sylvia Plath se identifica como Esther Greenwood. Esther Greenwood y Plath son la misma persona, una joven de Boston que llega a Nueva York para trabajar en una revista, pero vive confundida, atormentada e indecisa. Su tormento y descontento hace que Esther busque suicidarse a toda cosa. Y la novela narra precisamente eso: su intención de suicidarse, lo que hace para conseguirlo y cómo se siente entretanto.
No quiero sonar frívola. Al contrario: hay que tener estómago para aguantar los pensamientos de la protagonista. Os confieso que muchas veces, yo pensé en dejarlo a medias porque me costaba seguir leyendo. Es uno de esos libros que transmite tristeza, desolación y descontento con la vida en general.
Por supuesto, tienen que haber libros para todo. No todos los libros tienen que tener un final feliz… pero para leer La campana de cristal hay que estar mentalmente preparad@.

Plath toma una perspectiva amoral. En ningún momento reflexiona sobre las consecuencias de sus suicidio en sus familiares, amigos y compañeros. Por eso, el personaje de Esther es superficial y plano, a pesar de la complejidad de sus reflexiones. Es difícil entenderla y empatizar cuando se comporta de manera tan poco humana. En ese sentido, creo que Esther Greenwood es un personaje que solo podría entender Sylvia Plath. La campana de cristal y no debe entenderse como una obra de ficción (ni siquiera como una semi-autobiografía). Es una autobiografía en toda regla.

A la novela le falta una trama argumental que hile los sentimientos de la protagonista. Al final, parece que estamos leyendo páginas aleatorias de un diario que solo comparten el profundo sentimiento de tristeza. Sintiéndolo mucho, tengo que calificar el libro como aburrido, monótono y vacío.

Para empezar, la depresión de Esther no tiene ninguna razón aparente. De hecho, la vida de la protagonistas parece perfecta, y se le ofrecen un millón de oportunidades para ser feliz. Entiendo que esto es sólo una fachada y que la depresión es una enfermedad que no se puede explicar basándose en apariencias. Pero el hecho es que la autora se olvida de explicarlos qué le hace infeliz, lo que llega a resultar frustrante. Puesto de otro modo, el libro no ayuda a entender la depresión.

Punto número dos. ¿Obra feminista? Vamos, por favor. Esther Greenwood/Sylvia Plath no es feminista por criticar a los hombres.  Si sólo hay que ver la portada.

Related image

Sí, la prosa y estilo de Plath son exquisitos, pero para disfrutarlos recomiendo mil veces más sus poemas. La campana de cristal es una lectura interesante si buscas saber más sobre la autora, o sobre su condición mental… pero no para leerla por placer.

No recomendable.

 

Un dato curioso que encontré al leerme el libro: el ‘Efecto Sylvia Plath‘ dice que los poetas tienen más probabilidades de sufrir enfermedades mentales que otro tipo de escritores.

Anuncios

Un comentario en “La campana de cristal (Plath, Sylvia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.